Mudanzas

"Estimado The Monch,

Después de tanto tiempo sintiéndome vacía y desatendida, me veo en la necesidad de mudarme. Antes nuestra relación era mucho más cordial, me llenaba de diferentes sabores y olores que me hacían sentir feliz y útil. Yo mantenía frescos todos esos sentimientos pero... desde hace tres semanas me siento sola, abandonada. Ni una manzana arrugada, ni limones secos, ni tomates reblandecidos... nada, salvo alguna que otra cerveza. Casi he caído en la tentación de darme a la bebida, sí, ¿esos cascos vacíos?, he sido yo. En un ataque de depresión y Chimay he llegado a pensar en lanzarme al vacío, pero a pesar de mi extraordinario peso, desde un primer piso no habría logrado nada. Igual la solución habría sido escaparme disimuladamente mientras usted cerraba la puerta a su espalda, pero no soy muy silenciosa y mis pequeñas rueditas y el escaso cable que me mantiene viva no serían suficientes para alcanzar siquiera el pasillo...

Echo mucho de menos a Tocotó, ella sí que me cuidaba como nadie, me conocía como nadie, sabía qué me faltaba y qué retirar a su debido tiempo. Por todo ello, he perdido la esperanza de esperar al nuevo inquilino en cuanto usted se marche a convivir con Tocotó. Me he puesto en contacto con una empresa de mudanzas y me voy, me retiro, prefiero dedicarme a ceder mis piezas a compañeras agradecidas.

Atentamente, su vacía nevera durante este último año."

Vaya, The Monch, menos mal que me ocuparé yo de la nueva nevera... Ansiosa estoy por empezar la mudanza.

17 comentarios:

noemi dijo...

Nada refleja más soledad en una casa que la nevera vacía..

Laurita dijo...

Pobres neveras, al final los cajones de la verdura acaban siendo hogar de insalubres pringues.

Cervecerix dijo...

Peor lo tienen los hornos que las neveras... A fin de cuentas las neveras no se ven desplazadas por los 'frigoondas' :-P

Bliss dijo...

Al menos tú, querida nevera Monchiana, además del abandono no has padecido el mal trato, ya que no veo churretones pringosos por tus paredes ni rincones de color verdoso, como suele sucederle a otras neveras de inquilinos varones.

mosca cojonera dijo...

me intriga cual es la conexion secreta entre limones y neveras. ¿Por qué siempre es lo último que queda? ¿No sería más lógico un cartón de leche?

susurro dijo...

mmm me das envidia, tocotó, eso significa que os vais a vivir juntos? eh? eh? jo, yo también quieroooo!!

Petete dijo...

Pobre nevera la de The Monch!! Aunque conozco más que pasan por esta situación..., ejem, ejem...Estas reflexiones sobre semejante electrodoméstico son totalmente ciertas, como dice noemí, la nevera es un fiel reflejo de la "vida" que tiene una casa...No hay cosa que más pena me dá cuando llego a mi segunda casa, la de mi pueblo, que abrir la nevera al llegar...En cuanto a lo del limón...totalmente de acuerdo con la mosca, ¿por qué siempre queda el limón podrido de último? ¿Será porque nos olvidamos de que existen...?¿o que dá un toque a ambientador de coche del año catapún...? Todo una intriga...es cierto.

pelotita dijo...

noviños os dous,...¡¡mi madriña!!...jijiji

Tocotó dijo...

Noemí, parece mentira todo lo que puede evocar un electrodoméstico vacío, ¿verdad?

Laurita, recuerdo que un día, en un piso que compartí con Foquiño durante dos años, nos olvidamos de una lechuga en uno de esos cajones. Al cabo de unas semanas nos encontamos con un gurruño negro del tamaño de una pelota de tenis. Casi tenemos que hacer un sorteo a ver quien sacaba la "lechuga" del cajón...

Cervecerix, en eso tienes razón, seguro que mi horno acaba con artrosis en la visagra del poco uso...

Bliss, es verdad, pero en este caso doy fe que la nevera Monchiana no tiene chorretones, faltaría más!!!

Mosca Cojonera, muy cierto lo del limón, yo creo que es habitual porque coges la mitad para exprimirla y la otra te queda abandonada en la nevera secándose. Cuando te hace falta, no sirve y partes otro limón, pero nunca lo quitas de la nevera. La explicación ambientador tiene su punto...

Susurro, ¡¡¡síiiiiiiiiiiiii!!! allá vamos a vivir en pecado, nunca podremos ser profesores de religión jajajaja. Con lo bien que lo pasarían los alumnos cuando les explicásemos el 6º y el 9º...

Petete, esa nevera vacía de su pueblo... la llenaba yo de lomo, queso y panceta para que su madre me tuviese a régimen de la receta que las dos sabemos durante un mes.

Pelotita, jajajajajja. Sin palabras me deja, sí, sí ¡¡¡mi madriña!!! ¡¡¡qué peligro!!!

laonza dijo...

Eh... si he entendido bien (es que me quedan hoy pocas neuronitas hoy) pues te felicito y que se llena esa nevera de muchass cosas sabrosas, perfumadas, afrodisiacas, exquisitas etc etc etc besos tocona!

Dyitz dijo...

jaja, pobrecilla, seguro te extrañará. Ke todo salga estupendo. Nuevo sitio, nueva etápa, no? Creo ke me hace falta algo asi, asi ke tu aprovexa.

Un abrazo!

Zebedeo dijo...

Lo del limón debe ser para quitar el mal olor, pero ¿en una nevera vacía? ¿que olor puede haber? (además del derramado por botellas de alcohol).

¿No os da pena la pobrecita? ¿no os entra un escalofrío (si es así cierra la nevera)? ¿porquén no os la llevais a vivir con vosotros? Seguro que es silenciosa y no molesta, puede ser testigo de muchas cosas (además de las que ya ha sido). Seguro que al final os la llevais al hogar de la nevera jubilada .... que crueles.

migue dijo...

La mía debe tener una depresión de caballo. Lleva casi 3 años vacía, aunque creo que también pronto se irá de mudanza ;).

Alvex dijo...

Podemos presentarle a mi nevera y ¿quién sabe? tal vez surja una maravillosa amistad. Y, con el tiempo, dejaran de estar tan vacías, y tendrán neveritas de cámping, de cerveza,o de esas chiquititas que se ponen en los mini pisos.
Besos Tocotó,gracias por pasarte por mi casa-blog.

the monch dijo...

Cuando me enteré de todo lo que estaba "artellando" (urdiendo, para los que no entiendan el galego enxebre) mi nevera no me lo podía creer...

¿De qué se quejará?, me preguntaba. ¿Acaso no tiene en su interior magníficas cervezas de importación? ¿Acaso no le honra contener las fiambreras con riquísimas lentejas y callos congelados?

Estaba indignado... pero entonces recordé al calabacín del "cajón de la verdura".
Mejor no describir su estado de semidesintegración. Toda similitud con un calabacín era pura coincidencia.

Así que, no se me caen los anillos en reconocer el mal trato que le he dado en estas últimas semanas. Eso sí: ¡de las cervezas que no se me queje!

The Monch

M Knight dijo...

Sinceramente, lo del calabacín me parece una anécdota; lo verdaderamente importante son las cervezas de importación. Espero que la nueva nevera herede esta sana costumbre de su antecesora.

laonza dijo...

Oiga tocona se esta mudando a Groelandia JOOO otro post, cuenteeee mas cosas pulpito!!!!