Felices sueños

Zzz zzz zzz, ups, perdón, me había quedado traspuesta. Disculpen, a ver, me quito la legaña, me estiro con discreción y... ya estoy preparada. Bueno, preparada, preparada, zzz zzz zzz. Pero ¡coño! Espabila de una vez, ¿no ves que ya están aquí tus fieles lectores? Vergüenza debería darte. Te quedas dormida en cualquier sofá, en los seminarios de la universidad, en las sesiones plenarias de los congresos, en el autobús, el avión, el tren, el coche (cuando no conduzco, claro), en el despacho después de comer y antes del café... Vamos, que de un tiempo a esta parte me quedo frita en cualquier sitio. Nunca he tenido problemas de sueño, herencia materna, pero ahora mismo mi tendencia a quedarme dormida aumenta de manera escandalosa. Ya comentaba en un post anterior, que a medida que pasan los años las manías, achaques y arrugas se acentúan. Siempre se dice que cuando te vas haciendo mayor necesitas menos horas de sueño. Yo, soy un bicho raro, con los años necesito más horitas de cama.

Además de dormilona, soy roncadora. Esto... bueno... esto no debería de haberlo dicho que pierdo todo el glamour, pero es verdad, no soy de esas chicas finas que no se oyen cuando duermen. No, yo tengo lo que de manera políticamente correcta se denomina un "respirar fuerte". Antes de que la gente empiece a exagerar y decir cosas del tipo: "yo creía que dormía con un oso", "es que se te oye desde la planta baja", "yo he tenido que dormir con tapones", cosas todas ellas absolutamente falsas, he de aclarar que mis ronquidos surgen cuando duermo panza arriba y, entre otras cosas, me convierte en la roncadora oficial de la playa. Pero eso no es nada, me da un poco de vergüencilla na más. Mi momento tierra trágame fue en clases de yoga hace dos años:
- Ya hemos acabado los ejercicios, procedamos a la relajación (suena música de pajaritos y arroyos).
Para el que no esté puesto en estas lides, la relajación en yoga se hace sobre una esterilla, boca arriba y tapado con una manta. Para colmo, las clases eran justo después de comer.
- Cerramos los ojos, somos conscientes de nuestra respiración profunda. Visualizamos los pulmones llenándose y vaciándose. Nos vamos relajando, notamos como nuestro cuerpo pesa cada vez más, como se hunde en el suelo... (a estas alturas ya no escuchaba del todo a la profesora, era como un susurro en la distancia).
- Notamos como se relajan las piernas, los pies se caen hacia los lados, se abre la boca, cada vez nos hundimos más y más (se abre la boca, se cae la babilla...).

En ese preciso momento surgió mi "respirar fuerte", la risas afloraban a medida que mi respirar ganaba en poderío. Finalmente, una voz firme dijo: "Se acabó la clase". Me despierto feliz, relajada y con 15 personas mirándome fijamente con una sonrisa de oreja a oreja.
Esto me ocurrió en cada una de las clases de yoga. La monitora insistía: "el objetivo de la relajación no es dormirse, pero si a uno le entra el sueño, es tontería que luche contra él". Yo obediente, me dejé llevar sesión tras sesión. Un día me desperté sobresaltada y con voz orgullosa le susurré a un amigo:

- Ja, hoy me he despertado con mi primer ronquido.
- Sí, y con el sexto también…
Resignación, no nací para ser una persona despierta, por lo menos no más de 10 horas al día… y ¡¡¡mira qué hora es!!! Buenas noches me voy a la cama antes de quedarme frita sobre el teclado, que luego me queda la cara cuadriculada... zzz zzz zzz...

21 comentarios:

pelotita dijo...

jijiji, tocotó, ¿"taMpones"??
jijiji. El sueño te puede...
Felices sueños, entonces, y que sueñes con the monch ;)

mandarina azul dijo...

Huy, pues que descanses, tocotó, y que tengas dulces sueños... No hablo bajito, paqué, si total, por lo que cuentas, ahora mismo ya no te despierta ni una traca, ¿no? jaja...

Un beso. :)

Tocotó dijo...

Ups, Pelotita, como se me va la pinza, tampones para los ronquidos jajajaja. Ya lo he corregido, graciñas.

Muy buenas Mandarina, es verdad, no me despierta ni una traca... Gracias por la visita chica.

laonza dijo...

jajajaja! chica, por dios me encanta esas fotos que te tomas...! jajajaj me voy riendo jajajaja!!! esto si que vale la pena, comenzar las mañanas con buen humor...

Bliss dijo...

¿Qué? ¿Ya eres persona? ¿Ya se te puede hablar sin que cabecees? Jejejeje.

Pues si roncas y te quedas dormida por las esquinas no es ninguna tontería el que pidas hora al médico y se lo comentes, que a mí me pasó eso y resultó ser apnea :S

(Si eres un poco aprensiva no me hagas caso, que a veces me paso, glupsss)

Sr. Anónimo dijo...

Ya sabe lo que dicen, Sra. Tocotó...los que duermen bien es que tienen la conciencia tranquila....

Tengo que reconocer que me da mucha envidia, ya que yo últimamente no duermo muy bien, así que algo habré hecho...:-(

susurro dijo...

a mí también me pasa, muchas veces. Aunque como nunca he ido a una clase de yoga...
Eso sí, no ronco.
O nunca nadie me lo ha dicho, vaya!
un besote

migue dijo...

jajaja, muy divertido el post. A mí nunca me ha pasado eso de quedarme dormido, me cuesta conciliar el sueño. Será que seré malo como dice el sr. anónimo. ;)

Tocotó dijo...

Laonza, fíjate, puse el automático para sacarme la foto mientras veía la tele y en 10 segundos me quedé frita...

Bliss, no creo que sea apnea (crucemos los dedos), respiro bien y sin problemas. Yo creo que es pura genética, mi madre sería capaz de dormir de pie.

Sr. Anónimo, no me lo creo, con la cara de bueno que tiene... Aunque ya lo decía mi abuela, esos con cara de santos son los peores ;-) ¿Ha probado lo del colacao calentito antes de dormir? Dicen que funciona.

Susurro, pues lo que te pierdes chica... con el yoga uno está relajado y se olvida de los constantes dolores de espalda y además ¿sabes que experiencia tan fabulosa es despertarte con tus propios ronquidos? ;-)

Migue, tener la conciencia un poco borrosa no significa ser malo... Seguro que lo tuyo es pura genética como lo mío.

Petete dijo...

Doy fé de los ronquidos de Tocotó en yoga, porque yo también estaba en esas clases. Al principio no podía disimular la risa al oír a la profesora con su responso de relajación acompañado (con ritmo, eso sí) de los ronquidos del pulpito verde, pero después formaba ya parte de la clase, como el OOOOMMMMM final...En cuanto al sueño en los congresos, jornadas, aviones y trenes también puedo constatarlo. Recuerdo lo bien que nos lo pasamos en el último congreso a Italia, cuando todos nos hicimos fotos al lado de Tocotó, simulando echarle una moneda por la boca a modo de tragaperras....jajajaja. Pobrecita!! Eso sí, sabíamos que ella también se iba a reír...Y es que dormir bien es uno de los mayores placeres de esta vida, ¿a que sí?

Foquiño lindo dijo...

Hola:
Jajajaja,las fotos de mi querida tocotó durmiendo en el tren son de lo mejor, dignas de ver..eso si que es perder glamour, jajajaja. Como "momento almohada" que fui de Tocotó en unas escaleras de un edificio de madrugada (esta es otra historia..ejem) doy fé de su gran facilidad para el ronquido, aunq creo q ahora duerme menos horas de las q cree (salvo los fines de semana claro, q aprovecha como una loca). Eso sí, hablar con Tocotó en sus periodos de duermevela...no tiene desperdicio. Muac!

Tocotó dijo...

Querida Petete, estoy convencida que echa mucho de menos las clases de yoga por la relajación con pajaritos, arrollos y ronquidos... Para el próximo congreso compartimos habitación y así puede recuperar esos viejos tiempos por unos días. Las fotos de las "mejores tragaperras italianas, hagan juego señores" no tienen desperdicio, aun me caen los lagrimones cada vez que las veo... Pero que sepa que no son los primeros que me retratan durmiendo, no, The Monch y hasta mi señora madre se les han adelantado, y como no, en todas ellas con el buzón abierto de par en par. Es que como bien dice usted, dormir es un placer...

Muy buenas Foquiño ¿¿¿lindo???, jajaja, si es que no tienes abuela. Aprovecho para decir que es usted una almohada estupenda y que mis conversaciones mañaneras de fin de semana (a la una de la tarde como muy pronto) no son mucho de fiar, así que si quiere darme un recado importante por favor, hágalo a partir de las 3 de la tarde ;-). Besos mil guapetona.

La navaja en el ojo dijo...

El propio post tiene efectos sedantes. A punto he estado yo de caer mientras repetías las palabras de la monitora de Yoga. Quizá es como lo de los anuncios de Flex: que hay palabras concretas que, al oírlas o leerlas, nos relajan.

Tocotó dijo...

Es verdad, vamos a probar: ¡¡¡papiroflexia!!! zzz zzz zzz

Cervecerix dijo...

Afortunada tú!!! Los que padecemos insomnio mataríamos por dormirnos así, ya fuera en clase de yoga, ya fuera en el curro, ya fuera donde fuera :-)

Zebedeo dijo...

Uooooh, este texto da uooooh, sueñooooo (y no por aburrido, eh) así que me voy a echar una cabezadita después de escribir...

zzzzz

eh, ¿como?


Ah, si, de escribir esto

Peca dijo...

Yo que tu me lo miraría, al principio de un embarazo se tiene mucho sueño... (suerte) jeje
Un beso

the monch dijo...

Es que lo tuyo... es pillar una roca, echar los tentáculos... y al nirvana. Aunque soy de buen dormir (y de buen roncar, siempre he admirado esa facilidad innata)

No te preocupes por los ronquidos, al menos hasta que no te despierte uno de ellos.
A mí me ha pasado alguna vez y no se lo deseo a nadie. Acojona.

Por cierto, el comentario de foquito acerca de hablar contigo cuando estás entre el sueño y la vigilia, me recuerda que algún día deberías contar los episodios de delirios febriles... Hasta aquí puedo leer!


The Monch

Tocotó dijo...

Cervecerix, ya veo que hay varios de vosotros con problemas para dormir, yo no os puedo dar un truco, sobre todo a estas horas, paciencia zzz zzz zzz...

Zebe, ¿Zebe? ¡¡¡Zebe!!! Vaya, pues te contesto otro día...

Peca, ¡JA! de baby na de na, quita, quita, que aun me quedan unos añitos de despiporre.

The Monch, menudo episodios febriles, es que las intoxicaciones por huevos malvados son lo peor que hay... la historia me la guardo para un futuro post.

Guti dijo...

Hay que ver con lo simple que es dormir, los bonitos sueños que se pueden tener.

Tocotó dijo...

Y tanto, yo un día soñé que la Carrá era una marciana que me perseguía por las calles. Bueno... este sueño no es bonito, pero es chistoso...

Graciñas por la visita.