Metros cuadrados

La cuenta vivienda nos persigue y esta vez no podemos añadir la coletilla de: pero nosotros somos más rápidos. No, no hay nadie más rápido que hacienda, así que no nos queda otra que encontrar piso antes del 25 de diciembre o, lo que es lo mismo, estas navidades de regalo... ¡una hipoteca!

Hemos comenzado la búsqueda de piso hace 3 días y en 72 horas ya nos hemos hecho una idea muy aproximada de lo "bien" que está el mercado de la vivienda... En el momento que dices: "3 habitaciones, 2 baños, garaje y un presupuesto de 240.000 eurazos" el agente inmobiliario se muerde la lengua y su rostro se tansforma haciendo muecas indescriptibles con tal de no descojonarse en tu cara...

Por otro lado, ni The Monch ni yo tenemos esa visión especial que tienen los que son capaces de decir: "¡qué posibilidades tiene este piso!, es una gran inversión" cuando lo único que alcanzamos a ver son 3 huecos mal distribuídos, un plaqueta de cuando Jesucristo perdió el bolígrafo, los encajitos encima de los sofás de skay y ese penetrante olor de ¡señora, ventile coño!.

Ahora mismo estoy en Valladolid en un congreso, pero a la vuelta retomamos la dura búsqueda... Seguiré informando, pero mientras os cuento una anécdota graciosa que me ocurrió ayer mismo en la plaza mayor vallisoletana. Suena el teléfono:

- ¿Sí?
- Hola, ¿está Andrés?
- No, aquí no hay ningún Andrés.
- ¡Ah! Es que yo llamaba por un piso en la calle Venezuela.
- Bueno, yo no soy Andrés, pero estoy buscando piso y si es en la calle Venezuela y con un precio majete me interesa.
- Puff, pues no es el caso. ¿tu novio no se llamará Andrés?
- No...
- Gracias y disculpa.
- De nada, pero si ves algo interesante por ahí, me llamo Tocotó y noto el aliento de hacienda en la nuca.

11 comentarios:

M Knight dijo...

Genial la anécdota, pero vamos, sería mucha casualidad que fuera la calle Venezuela de tu ciudad :-D

En cuanto a lo de la cuenta vivienda, ¡a jo**rse! Mucho criticar a Hacienda, pero bien que os habéis ahorrado unos euros y estos años, y bien que os financiará parte de la casa cuando la compréis. Lo de las deducciones por compra de vivienda es uno de los mayores y más prolongados escándalos fiscales de este país, pero parece que nadie se atreve a cargárselas de una pu*a vez.

M.

PD: Mmm... ¿se nota mucho cuál es mi campo de especialización...?

Laurita dijo...

Señorita Tocotó, tómeselo con calma. Piense que por lo menos no tiene que buscar piso en Madrid, porque lo intenté y es de risa, oiga.

mueja dijo...

Ánimo con la busqueda. Yo ya desistí.

La navaja en el ojo dijo...

Pues eso: ánimo.

Quizá dos dormitorios... el garaje se puede alquilar aparte... no sé, por bajar un poco la cuestión.

Sí que está mal el mercado, sí. Recuerdo cuando su señor hermano y yo nos decidimos a comprar, que todo el mundo se hacía muy rápidamente el enterado sobre el tema y nos decía que era muy mal momento y que, mejor, esperásemos. Ja. Si hubiésemos esperado, hoy en día, por el precio que pagamos entonces, no podríamos habernos permitido ni siquiera un sótano de un dormitorio. Y no es broma. La cosa ha subido todo eso en estos seis o siete años. Nuestros sueldos, sin embargo, no.

Al final de mucho mirar pisos sí que se desarrolla eso que dice usted que no tiene. Yo ya era entrar en uno y empezar a pensar qué tabique se podía tirar, dónde se podía colocar la cocina y de dónde se sacaría otro cuarto de baño. Tanto es así que ahora no puedo evitar ir por las casas de la gente y pensar, en algunas ocasiones, qué reforma le haría yo para aprovechar mejor el espacio.

Bliss dijo...

A lo mejor es hora de cambiar el chip: un confortable colchoncito económico y un estupendo piso en alquiler sobre el que no tengo ninguna responsabilidad ni obligación a prácticamente casi todos los efectos. Es una idea, ¿no te parece? ;-)

noemi dijo...

Buscas es siempre mejor que encontrar, piensa en eso.
Cuando encuentras dejas la ilusión y lo cambias todo por un mugroso pedazo de realidad.


Besos.

aminuscula dijo...

Buf! Sin comentarios. Pobrecita...

Un beso

La navaja en el ojo dijo...

bliss: si la pobre lo que tiene es la espada de Damocles del crédito vivienda. Seguro que, si no, opinaría como tú.

Tocotó dijo...

Graciñas por los ánimos, la verdad es que es dura la tarea de buscar piso y lo más duro es darte cuenta que entre los 11 primeros que has visto sólo salvarías 2 o como mucho 3, bajando el listón claro.

Bliss, la opción que tenemos es continuar en el piso de mis padres de prestado, devolver los dineros a hacienda y jugar a la primi. Pero por ahora no desisto Mueja, nuesto futuro nidito de amor está ahí fuera y lo encontraré ¡qué coño!

Noemí, sólo espero que después de la busqueda la realidad tenga poca mugre... ;-) y Laurita y Navaj, es verdad, ¡menos mal que no vivo en los Madriles ahhhhh!.

Zebedeo dijo...

Brrrr vaya historia de terror que has contado, tengo los pelos como escarpias. Leyendo esto me viene a la memoria la escena de la película Tiburón, no sé, será por asociación de ideas Hacienda=tiburón.

Por cierto ya que buscas un piso ¿te he contado que soy agente inmobiliario? No, mujer, es broma, pero ¿a que acojona casi tanto como Hacienda, eh?

Vicisitud y Sordidez dijo...

De acuerdo con el análisis económico de M Knight (¡pero no me quite la desgravación, que bien que me viene!).

Yo creo que una solución sería PROHIBIR por ley las hipotecas de más de 15 años de duración: la oferta tendría que adaptarse a una demanda que sólo puede pagar la mitad y rebajaría los precios. no quedan más cojones. Cada vez más resulta imposible no comprar sino VENDER una vivienda (una cosa implica la otra) y un izquierdoso como yo afirma que the hard way or not, la lógica del mercado termina por imponerse.