Evolución

Igual que Don Redondo ha evolucionado a Mundialito o Foquiño a pasado a ser Foquiño lindísimo, adentrarme en el misterioso mundo de las reformas ha provocado que mi persona haya evolucionado de manera extraña hacia un ser diferente que:

1. Compra revistas de decoración de manera compulsiva. He llegado a comprar la misma dos veces por error.

2. Se ha sumergido en el mundo picasa para mantener informado a todo el mundo de los destrozos del piso.

3. Es incapaz de no introducir en cualquier conversación una alusión a la marcha de la reforma:
- Pues se compró un abrigo rojo muy chulo.
- ¡Qué casualidad! nosotros hemos escogido el suelo del aseo en un tono rojo teja muy chulo, acompañado de unos azulejos en rojo, gris y blanco para la ducha, aquí mismo tengo las muestras... ups, perdón.

- Estoy deseando que llegue el fin de semana para descansar, llevo una semana horrible.
- Y yo, esta semana no han hecho nada, y en cambio la pasada ya arrancaron todo el alicatado y desencombraron, estoy deseando que sea lunes para pasarme por la obra a ver los avances... ups, perdón.

- Aun no sé que hacer con este artículo, ¿a qué revista lo envio?
- Pues anda que yo... miedo me da cuando tenga que escoger la pintura para las paredes, con lo que nos ha costado decidirnos por los tiradores de la cocina... ups, perdón.

4. Lleva constantemente un metro en el bolso y lo saca en décimas de segundo en cualquier ocasión, ya sea para medir paredes, muebles o la distancia que ha de haber entre la mesa y la pared para levantarse cómodamente de la silla.

5. Y como no, escribe un post sobre su reforma con una "bella" foto del antes y el durante de la cocina en el encabezado y una foto de lo que esperamos ver en unos meses como cierre.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta la imagen del "después". Moolaaa...sobre todo que el blanco es tan brillante y tan limpio que refleja lo que hay justo enfrente, te has fijado??

Pelotita again(de vacaciones sin vacaciones, snif,snif...)

Mary Lovecraft dijo...

oh qué pasada de cocina te quedará porque de una cosa estoy segura, por lo que cuentas de tí misma en estos momentos (te imagino metro va metro viene jeje), y es que te quedará igualiiiiiita a la foto de abajo.
;)

the monch dijo...

The Monch: Pues... está mal tiempo
Tocotó: Pues sí, pero eso es bueno porque se dice que el cemento fragua mejor con el tiempo húmedo...ups, perdón.

Menos mal que, de momento, no se le ha dao por medirme nada...

The Monch

Tocotó dijo...

Jajajajajaja, sí, sí, como me ponga a medir... Igual descubro un nuevo concepto de centímetro jajajaja.

Pelotita, Mary, la cocina esperemos que acabe siendo así y que no aparezcan cosas extrañas de última hora como suelen aparecer en todas las obras. Hay un cambio peque respecto a la foto y es que la vitrina va a ser más alta, casi, casi hasta esa falsa viga que oculta la salida de humos... ¿o pensabais que esa viga era de verdad?...

almena dijo...

jajajaja ayyyyyyyy las obras en casa producen el mismo efecto en todo el mundo. ¡Te lo digo yo que ya las he pasado!
Por cierto, la cocina quedará preciosa.

:)

La navaja en el ojo dijo...

Es normal que no tengas otra cosa en la cabez. Esto de las obras. Pero ya va teniendo muy buena pinta. Seguro que cuanto esté terminado os acordáis de cómo estaba antes de la obra o miráis las fotos y no os parece ni que sea el mismo espacio. En las otras fotos que me mandaste me dio mucho gusto ver tirado todo, especialmente la estantería. Aunque a tu hermano le dio rabia ese espejo del salón donde hacíais los bailes.

Mary Lovecraft dijo...

Tocotita! tienes un regalito aquí---> http://dateprisaqueyavoytarde.blogspot.com

:)

aminuscula dijo...

Jajajaja, pobrecita, tienes el síndrome de la obra, jajajaja. La verdad es que se hace duro, piensa que estos síntomas te durarán unos meses después de acabar las reformas, pero con el tiempo se cura. Tranquila que se cura.

Un beso

Clarita dijo...

Aférrate a la cordura, aunque sea poniéndole los tiradores del armario de la cocina. Que las obras son de volverse loca...
Suerte!

Mary Lovecraft dijo...

oye nena, ¿cómo va esa cocina??
¡me tienes en ascuas!

Tanhäuser dijo...

Jejeje.
De todas formas, te compadecemos, porque no hay nada más agotador, estresante e irritante que las obras en casa.
Un abrazo y suerte con el alicatado.

Foquiño lindosimo (y pacienzudo) dijo...

La evolución natural de foquiño estaba clara, era necesaria y real asi que ¡ole foquiño lindisimo!. que pa eso soy una de las sufridoras del "sindrome- voy a hablar de las obras de mi casa todo el rato-".¡ Aiss!¡pero qué paciencia tengo! Será porque te quiero mucho...Muas!
PD: He tenido el honor de ver in situ cómo van las obras...el salón va a ser más espectacular que la cocina ¡fijo! (un hurra por haber tirado ese tabique).Otro muas

Tocotó dijo...

Gracias por los ánimos Clarita y Tanhäuser, pero por ahora la ilusión de ver como cambia la casa puede contra la locura. Además con eso de que no estamos viviendo allí, se hace muy llevadero...

Pufff Mary, esa cocina aun tiene que esperar, hoy pasaremos por allí a ver si hay novedades, pero ya te adelanto que haste dentro de mes y medio o así de muebles na de na, que es lo que tardan en la fábrica. Eso sí, en cuanto tengamos alicatado aparecerán las fotos en el blog jejeje. ¡qué enfermedad!

Foquiño ¿lindosimo? esto es nuevo!!! sigue la evolución por lo que veo jajajaja. Yo también la quiero mucho y por eso la machaco, hay que abusar de los amigos, que los enemigos no se dejan... Es verdad que el salón va a quedar de miedo, lo del tabique no creíamos que fuese a quedar tan bien, ¿¿¿pa que leches queremos un hall!!! Bicos mil chica.

entrenomadas dijo...

Gracias por tu comentario.
Y sí, yo también digo "Viva Franco Battiato".

Un abrazo,
Marta Navarro