9 cm


- Cielo, he encontrado los zapatos para la boda...
- Estoy acojonado...
Sí lo conseguí, desde las 19:30 hasta las 3:30, sobre unos tacones de 9 cm... yo, la pulpita de las chanclas y las deportivas... ¡¡¡Qué alegría!!! Ahora a hacerle la competencia a Doña Letizia.

21 comentarios:

migue dijo...

Para presumir hay que sufrir, dicen.. ;)

Laurita dijo...

Vaya con cuidado señorita Tocotó. Qué miedo. Le ruego que nos haga saber si está usted bien después de usarlos.
(En el fondo me da envidia, algún día, yo también encontraré la excusa para llevar unos de esos, y ver como se alargan mis piernas y cómo me caigo segundos después).

Carolina dijo...

Bueno a prepararse para la post-boda ... mucha agua caliente con sales para el dolor, pero por lo demás has de estar guapísima en ellos ;-)

Tocotó dijo...

Migue, yo nunca he aplicado lo de para lucir hay que sufrir, de eso nada, soy de las que procura no pasar frío, y siempre voy de planos, pero para una boda... La cosa es que me llevé otros zapatos bajos para cuando no pudiese caminar y aguanté hasta las 3:30 de la mañana. Toda una campeona.

Laurita, Carolina, el truco está en que los zapatos en cuestión, aunque no se note, tienen una plataforma escondida y en realidad los tacones eran de 7cm... Para rematarla, la plataforma era acolchadita, así que hasta han sido unos tacones cómodos. La compra del siglo oye.

El pobre The Monch estaba acojonado con mi 1.80 de estatura, casi estábamos a la par...

Petete dijo...

Entiendo que The Monch está representado en la foto por el caracol...No le llega que se ponga usted unos tacones de 9cm y vaya a su lado, sino que lo pinta con cuernos...ejem, ejem...No quiero meter cizaña, pero vaya paciencia que tiene el pobre...
A propósito de los zapatos,yo me los probé y eran comodísimos. Eso no vale, tenían truco con la plataforma. Nada que ver con los que llevé yo a la boda del Sr. Roca que no escondían nada, ni siquiera el pie...Y también aguanté hasta las 3:30...En cualquier caso, es un buen comienzo, verá como se aficiona a ellos, Tocotó.

Cervecerix dijo...

Tacones!!! No tener que llevarlos es una de las buenas razones para alegrarse de ser hombre! :-)

Tocotó dijo...

Petete, admito que mis tacones tenían trampa y eran muy cómodos a pesar de altura, en cambio los suyos, era verla y me dolían las ventosas... Lo de The Monch como un caracol, es porque es un hobnre pausado y tranquilo y no son cuernos, que son antenas. Lo de aficionarme, no sé yo si será para tanto, pero algo de gustillo le estoy cogiendo, ojalá fueran todos igual de cómodos.

Cervecerix, ser mujer no implica llevar tacones, pero está claro que para determinadas ocasiones quedan de coñan y sientan muy bien. Yo seguiré con mis deportivas hasta la siguiente boda, que espero que tarde muuuuuuucho en llegar... crucemos los dedos.

Sr. Anónimo dijo...

Sra. Tocotó, doy fe de que aguantó sobre esos 9cm, casi sin rechistar, toda la noche, al igual que doy fe de que mi estado de "mareo" al final de la noche se debía a la postura adoptada al hablar con usted, no a los excesos etílicos como apuntaban las malas lenguas...

noemi dijo...

No te preocupes de nada, los quiroprácticos cobran una bicoca....

Serguei dijo...

Ahhh de solo verlos me duele...

Te deje un comment en tu post de Marillion :)

Cripto dijo...

Hola, estoy intercambiando links con gente de otros blogs, para aumentar el tráfico de visitantes ¿te apuntas?

saludos a todos y pasaros por mi blog, ya me diréis...

Bliss dijo...

Tocotó, que sepas que cuentas con mi admiración incondicional. Eres una "pulpa" (ya sabes, lenguaje políticamente correcto) fuerte y llena de coraje :-)

Tocotó dijo...

Muy buenas Sr. Anónimo, si ya me parecía a mi que después de tanta práctica lo suyo no podía ser una intoxicación etílica, siento mucho haberle provocado esos "mareos" y una siento más que los mismos empeoraran al día siguiente por la mañana... no vuelvo a poner tacones.

Noemí, tienes razón, pero salí ilesa de los 9cm y sin ninguna heridita en mis tentáculos, así que estoy dispuesta a intentarlo de nuevo, aunque acabe en el quiropráctico.

Hola Serguei, es genial encontrar a alguien fan de los Marillion y los Rush, por España escasean mucho... Ya me pasaré a leer tu blog. Gracias por la visita

Gracias por la visita Cripto.

Bliss, muchas gracias, la verdad es que el dái de la boda parecía una loca, totalmente feliz por aguantar sobre los tacones, toda una experiencia... Pero repito, tenían truco, una plataforma almohadillada que hacía que el tacón real fuese de 7cm y no de 9... pero no se lo cuentes a nadie...

mandarina azul dijo...

¿Y sin sentir vértigo ni nada? Ups, ¡estás hecha una auténtica campeona! Mira que si a partir de ahora te aficionas a los tacones...

Un abrazo :)

Xufi dijo...

Uff que alturas, ¿y no se quejaron tus pies?

Vicisitud y Sordidez dijo...

¿Por qué dice "Doña Letizia" en vez de "la furcia arribista esa"? Seguro que todos le entendíamos igual...

Como voacé ya sabe, la única vez que usé tacones (un 38 en vez de mi habitual 46, aderezados además por unos calcetines del Barça) me dijeron que andaba más estilosamente. Puede ser: mis andares habituales van más allá de lo lamentable.

Mejor unos tacones que ir a una boda, eso sí. De esa convicción no me apea nadie.

M Knight dijo...

Sin ningún ánimo de meter cizaña, sino con el único objetivo de servir a la verdad, presento a continuación una prueba irrefutable a favor de la tesis defendida anteriormente por Petete, y desmentida injustamente por Tocotó:

"Caracol col col
saca los CUERNOS al sol"

Petete dijo...

M. Knight, tiene usted toda la razón, ¿desde cuando un caracol tiene antenas?...Si esto es cierto, entonces Petete es contemporáneo de Cleopatra...

Zebedeo dijo...

Vaya racha de bodas ¿eh? ¿no serías tú la que ví el otro día pidiendo por la calle para "una ayudita para las bodas"? Porque si sigues así vas a tener que ir al banco a pedir un préstamo para las bodas.

Con esos tacones .... ¿bailaste por soleares? Espero que no hayas pisado a nadie sino su pie parecería un pincho moruno.

Alvex dijo...

Ocho zapatitos de tacón suenan a una revolución. Lo contentos que estarán tus vecinos de abajo cuando te oyen practicar el vals.

el angel de las mil violetas dijo...

que altos los tacones! yo no podria!!!
Besos!